La nave de la Comunicacion

El director General de Aduanas, Juan José Gómez Centurión fue echado por actos de corrupción

Entre silencios profundos y tensiones internas en el PRO

(Por Raúl Dellatorre (*)) El director de la AFIP, Alberto Abad, desplazó de su cargo de Director General de Aduanas a Juan José Gómez Centurión, a raíz de una denuncia en su contra del Ministerio de Seguridad de la Nación, según informó éste organismo.

Por ahora, ni la cartera a cargo de Patricia Bullrich, ni la AFIP brindaron información sobre los motivos y las características de la denuncia contra el ex militar carapintada y hombre de opinión de peso en la estructura del PRO,

Varias fuentes partidarias lo ubicaron siempre muy cerca del ex titular del ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro. Aunque también, de tener una aceitada línea directa con el actual Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta.

Su relación con el presidente, Mauricio Macri, siempre ha sido muy buena y éste lo mantuvo hasta llegar a la primer magistratura como "fuente de consulta" para temas de seguridad.
Al funcionario desplazado nunca le faltaron elogios oficialistas: lo presentaban como "un ejemplo" en la labor de "limpiar de corrupción" a la Aduana, lo cual hace cuanto menos llamativo su desplazamiento sin mediar explicación.
Gómez Centurión había estado a cargo. hasta mediados de diciembre, de la estratégica Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires, en la gestión de Macri como jefe de gobierno.
Durante su función en el organismo de control porteño, quien fuera un "leal e incondicional" soldado de Mohamed Alí Seineldín, fue criticado duramente por manejar las situaciones laborales de una forma "militarizada".

La poca claridad en explicar detalladamente los motivos de su desplazamiento ,por parte del gobierno Nacional, fue la misma que se vivió en su paso por el gobierno de la Ciudad, cuando los peritos verificadores de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) porteña, que él dirigía, le mandaron cinco notas advirtiéndole sobre irregularidades en la supervisión de obras que nunca respondió.Eran obras públicas.

Rarezas de las carreras políticas: hombre del Ejército, peleó en Malvinas, formación en "lideres grupales" e "Inteligencia" y áreas de controles en la Ciudad y Nación, colocan a Gómez Centurión, cuanto menos en la mira de algunas preguntas:
¿Si tuvo denuncias en el control de obras, porqué fue designado para controlar nada menos que la Aduana Argentina?
¿Por qué tanto hermetismo para informar las razones de su desplazamiento?
¿Qué intereses se verán o vieron afectado con los cambios en la Aduana?
¿La apertura de las importaciones y el aumento del volúmen de negocios que se producen, tiene algo que ver?
¿Gómez habló con un sólo empresario para cerrar negocios, como se denunció?
Donde sólo se dijo:
"Atento a los términos de la denuncia presentada por el Ministerio de Seguridad de la Nación ante la Justicia Nacional en lo Criminal y Correccional Federal, el Administrador Federal dispuso la separación preventiva del Licenciado Juan José Gómez Centurión del cargo de Director General de Aduanas, hasta tanto la Justicia instruya los actos correspondientes", informó escueta y retóricamente la repartición que encabeza Abad.

El hasta ayer subdirector de Operaciones Aduaneras Metropolitanas, Javier Zabaljáuregui, fue designado en su reemplazo "en el mismo acto", según la AFIP. Gómez Centurión y Abad habían compartido el martes el acto de presentación de una demanda contra 55 empresas presuntamente vinculadas con delitos de evasión tributaria y contrabando.

El militar carapintada participó en la guerra de Malvinas en 1982 a las órdenes de Mohamed Alí Seineldín, cinco años después intervino en el alzamiento carapintada de Semana Santa, a las órdenes del coronel Aldo Rico, y al año siguiente en la asonada de Monte Caseros, en enero de 1988, nuevamente bajo el mando del coronel Seineldín. Pese a estos antecedentes, o quizás por ellos, Macri lo eligió para hacerse cargo, en octubre de 2012, de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad y luego lo volvería a tener en cuenta en su llegada a la presidencia.

Vale señalar que Gómez Centurión nunca dejó de ser "fuente de información", y que fue uno de los funcionarios que alentó la participación de las Fuerzas Armadas en acciones internas.
Dos interrogantes más:
¿Qué hechos de "corrupción" produjo en el Gobierno de la ciudad?
¿Qué hechos de "corrupción" produjo en la Dirección General de Aduanas?
El gobierno de Macri entra nuevamente en zonas sinuosas y opacas, donde el camino está minado de dudas y silencios.
Mucho silencio.

(*) Fuente: Motor Económico