La nave de la Comunicacion

"Por ellas, por sus sueños"

¿Por qué viniste? Testimonios de #NiUnaMenos

(Por Lucía Pardón (*)) No importaba la edad, la ocupación, la ideología, ayer una multitud se reunió en Buenos Aires y en diferentes ciudades del país contra la violencia machista y porque no queremos nunca más, Ni Una Menos.

La Nave de la Comunicación estuvo allí presente y conversó con muchos y muchas y recogió algunos testimonios.

Algo que llamó la atención de esta cronista, es que los varones eran más reacios a responder y quienes lo hicieron fue desde el lugar del “apoyo” a la lucha de las mujeres, nunca involucrados como actores directos del cambio de este flagelo que termina con la vida de 30 mujeres por día.

¿Por qué viniste?, consultó La Nave, aquí algunas de las respuestas:

Candela, un aro en la nariz, el cabello de colores portadora de 16 años respondió “Vine para  apoyar la causa. Porque las mujeres estamos cansadas, aunque seamos jóvenes y no tengamos mucha participación en las redes o en los medios de comunicación.  Pero, a pesar de  la poca edad que tenemos no queremos  vernos más a nosotras mismas muertas y ver reflejadas a una madre, a una tía o a una hermana. Esta marcha es para decir basta, para concientizar a los varones,  para que haya un “parate”."

Noemí de 33 años llevaba un cartel casero que decía Ni Una Menos en sus manos y estaba acompañada por una de sus hijas de 8: “Viene porque tengo cinco hijas mujeres y porque quiero que se termine la violencia hacia las mujeres porque pienso en el futuro de mis hijas y no quiero que siga pasando lo que pasa ahora.”

¡Basta de la muerte de mujeres! expresó Héctor de  57 años mientras colaboraba en sostener un cartel.

Un grupito de adolescentes charlaba mientras esperaba que arranque la marcha. Ante la pregunta de esta cronista una de ellas, Clara estudiante del CBC, tomó la delantera y declaró “vine  por la legalización del aborto, para que sea seguro, legal y gratuito y también porque me parece muy triste que las mujeres sean criadas para salir a las calles y tener que cuidarse para no ser robadas.  Vos hablás con “chabones” y el miedo es que no les roben el celular. Las “minas” cuando salen tienen miedo de no llegar a sus casas de vuelta. Una de las razones por las que estoy acá es para que las mujeres el día de mañana no tengamos ese miedo, podamos ser libres, viajar y volver solas a la noche y porque tiene que haber un respeto mutuo entre varones y mujeres, una igualdad que hoy en día no está. Y por el amor. “

En tanto Ezequiel de 24 años, integrante del Movimiento Sur estuvo ayer presente  “para apoyar el reclamo del movimiento de mujeres. Creo que hay que estar en la calle, las mujeres por su reivindicación y los hombres apoyando y concientizándonos al respecto porque todos somos parte de la cultura machista y todos tenemos que cambiarla”.

Jésica, ama de casa de 27 años, llevaba un globo negro en su mano y ante la pregunta de La Nave, respondió contundente, “estoy acá para que no haya más homicidios”.

“Marchamos de luto por todas las chicas que lamentablemente partieron. Por ellas, por sus sueños, porque dijimos Ni Una Menos y cada vez somos más y porque queremos que se declare la Emergencia Ya! Por todas ellas, Ni Una Menos“.  Así de clara fue Mariel de 20 años, estudiante y trabajadora.

No importa cuántas y cuántos fuimos ayer en todo el país pidiendo por Ni Una Menos, lo importante es que una vez más el pueblo movilizado se unió para reclamarle al estado que implemente Políticas Públicas contra la violencia de género y para gritar con contundencia que las mujeres no somos propiedad de nadie y los varones no son nuestros dueños.

(*) Estudiante de filosofía. Comunicadora. Colaboradora de La Nave de la Comunicación