La nave de la Comunicacion

¿El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere eliminar a los medios de comunicación vecinales?

(Por Gabriela Sharpe (*)) Los medios vecinales de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C.A.B.A) sufren, desde hace siete meses el retraso de la pauta publicitaria.

Aún no se ha hecho efectivo el pago correspondiente al mes de agosto del 2015.
La Ordenanza 52360/1998,fue la normativa que impulsó la creación del Registro de Medios Barriales de la Ciudad de Buenos Aires, al que se deben cumplir una serie de requisitos para poder ingresar y perecibir a cambio la pauta publicitaria del GCBA (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires). Esta Ordenanza fue mejorada con la ley 2587, sancionada por la Legislatura porteña en 2007.
En su artículo 2º, la misma define: "A los efectos de esta ley se consideran Medios Vecinales de Comunicación Social a aquellos medios de comunicación social gratuitos, con domicilio legal y actividad comprobables en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que tienen por objeto la difusión de información de interés público relacionada con nuestra ciudad y/o sus habitantes."
Se considera que el barrio tiene una identidad propia y sus habitantes cuentan con un sentido de pertenencia muy arraigado, además de ser un espacio de tradiciones y prácticas casi inamovibles, que hacen que los vecinos se sientan orgullosos de pertenecer a determinado lugar. Cabe como ejemplo: las "chicanas" (bromas) entre los del barrio de Boedo con los de Parque Patricios, o las de Nuñez y La Boca, si de pasión futbolera hablamos. Cuántas veces escuchamos decir "el café más bonito" está en mi barrio.
Cuarenta y ocho barrios  tiene la Ciudad, cuarenta y ocho identidades distintas, cuarenta y ocho formas de ver a Buenos Aires. 
Los medios vecinales son medios alternativos que reflejan la realidad de cada barrio. Cuando en los grandes medios no llega considerarse noticia importante, allí es donde surge, justamente, la importancia de los medios vecinales. Ellos son los que reflejan la problemática barrial, y los vecinos se sienten identificados, porque en definitiva, hablan de ellos, relatan la cotidianidad, con todos los errores y aciertos.
Si hay un pozo en alguna calle, un semáforo ausente, un polideportivo que cierra, un centro cultural clausurado, por citar algunos ejemplos, allí están los medios vecinales cubriendo la noticia.
Los periodistas que hacemos estos medios vivimos en el barrio, la gente nos conoce. Cuando hay algún problema acuden, primero, a nosotros, porque confían en nuestra labor, porque saben que somos parte de ellos, porque, como ellos, sufrimos los mismos problemas. Los periodistas barriales somos referentes del barrio.
Uno de los requisitos para integrar el Registro de Medios, es que sean gratuitos.
Ahora bien, los diarios vecinales, que más de una vez usted vecino habrá leído esperando en la fila del supermercado, se reparten gratuitamente más, para su edición tienen una serie de gastos como pagar a la imprenta. En el caso de los programas radiales deben pagar el alquiler del espacio, las páginas web deben pagar al servidor y a NIC. Imposible seguir produciéndolos si se sigue acumulando deuda del GCBA.
Más de una vez, las autoridades dijeron que esto no debía considerarse un sueldo. No lo consideramos así. Sólo queremos que se respete la Ley, cumplimos con nuestros Derechos y Obligaciones. ¿Los funcionarios del Gobierno lo hacen?. la respuesta es: NO.
Pero sí pagaron millones a los periodistas Fernando Niembro y otro tanto a Luis Majul.
Señores del Gobierno de la Ciudad, con esos millones, que hasta el día de hoy, no pudieron justificarlo, nos hubieran pagado a los medios vecinales y, encima, les sobraba plata.

(*)Periodista. Docente. Editora de Buenos Aires SOS