La nave de la Comunicacion

La Dictadura y el escudo del humor

A 40 años del Golpe, a segundos de la próxima injusticia

(Por Gustavo Cravenna "Gus" (*)) En un país tristemente acostumbrado a convivir con los golpes de estado y a aceptar como normal que las dictaduras militares fueran alternativas de gobierno por ser, como decían los militares: "la reserva moral de la nación", fue tan desastrozo, tan criminal, desde todo punto de vista y tan terrible lo que ocurrió a partir de ese 24 de Marzo de 1976, que cambió el país para siempre. 

Fue la peor de las dictaduras, sin duda, la mas sangrienta y la mas corrupta, que llegó al poder, también, con la complicidad de gran parte de la clase política y de la ciudadanía. A 40 años de este terrible acontecimiento, el país aún sigue y, lamentablemente, seguirá pagando las consecuencias de esta triste página de la historia argentina. 
Por los 30.000 desaparecidos, por las torturas, porque aún hoy, a cuatro décadas, las Madres buscan a sus Hijos y las Abuelas a sus Nietos. Además de la destrucción de la industria nacional y el endeudamiento, que, al lado de lo ya mencionado, parece menor, si no fuera porque detrás de ésto, hubo muchos puestos de trabajo perdidos y comenzó una planificación sistemática de la pobreza.
En lo personal, viví esa época percibiendo algunas cosas, con algunas rebeldías no canalizadas, porque había, no solo mucha falta de información, sino que, además, como dije antes, en mi caso, yo viví mi niñéz, mi adolescencia y parte de mi juventud en ese país acostumbrado a los golpes de estado. Fué todo un terrible despertar cuando comenzó a salir a la luz, la verdad de todo lo que estaba pasando. Nunca mejor dicho salir a la luz, porque la oscuridad es la falta de luz y allí vivimos muchos años.
Recuerdo que uno de los medios, al menos masivo, por el cual uno podía enterarse de algo y que ayudaba y a reflexionar, fué la Revista Humor, que, si bien tuvo más de un problema, se transformó en corto tiempo en tan masiva (240.000 por número o más) que muchas veces eso la protegió. Eso y el escudo del humor para decir cosas que, de otra manera, hubieran sido imposibles de decir.

(*) Dibujante. Humorista. Colaborador de La Nave de la Comunicación
Sobre ésto, recuerdo dos frases. Una, cuando a un conocido humorista se le preguntó por qué creía que la revista había sobrevivido durante esos años, él respondió: "Porque en la escuela militar no se enseña humor". Y la otra, una frase de otro conocido humorista, cuando dijo que "el humor es la ternura del miedo". Y nunca tanto como en esos años, el humor fué la ternura del miedo. Por todo esto y mucho más, a 40 años... NUNCA MAS !