La nave de la Comunicacion

Lula afirmó que va a "sobrevivir a las golpizas"

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva dijo que sabe soportar "golpes" y que vislumbra un futuro para él y su Partido de los Trabajadores (PT).

"Nadie debe tener lástima. Aprendí con la vida a enfrentar la adversidad. 

Si el objetivo es truncar cualquier perspectiva de futuro, entonces serán tres años de mucha golpiza. Y pueden estar seguros: voy a sobrevivir", dijo el ex mandatario durante una reunión del Directorio Nacional del PT. Además reconoció que se viven momentos difíciles en su país. "Nunca hubo en la historia el bombardeo que el partido recibe 24 horas por día. No debemos ponernos nerviosos por eso", dijo el ex dirigente sindical, reflejado por Tiempo Argentino.

Tres años y dos meses es lo que falta para que termine el gobierno de su sucesora, Dilma Rousseff, que vive una grave crisis política y económica que tiene entre sus causas las denuncias de corrupción que afectan a políticos del PT y aliados, sospechosos de estar implicados, entre otros escándalos, en la red de desvíos de fondos en la estatal Petrobras. El propio Lula es investigado por sospechas de corrupción al igual que uno de sus hijos y varios integrantes del PT.

Lula gobernó Brasil entre 2003 y 2010, y a pesar de ser el candidato "natural" del PT en próximas elecciones, no ha dicho aún si pretende o no disputar en 2018 un nuevo mandato. En ese sentido, una encuesta divulgada esta semana reveló que el carismático político es al mismo tiempo el potencial candidato con mayor número de votos "cautivos" de cara a 2018, y el que tiene el mayor porcentaje de electores que aseguran que no lo votarían "de ninguna manera".

Por un lado, el ex mandatario es blanco de una investigación en la justicia, por sospecha de que incurrió en tráfico internacional de influencia a favor de la constructora Odebrecht, cuyo presidente está encarcelado por sus nexos con los millonarios fraudes en Petrobras.

Por otro, uno de sus hijos es investigado por sus presuntos nexos con una red de pago de sobornos a consejeros del Ministerio de Hacienda y personas vinculadas al primer gobierno de Lula. Los sobornos serían, respectivamente, para reducir deudas de empresas con el fisco e incentivar la promulgación de leyes favorables a fabricantes de automóviles.

A ese respecto, Lula ironizó: "Tengo otros tres hijos que no fueron denunciados, siete nietos y una nuera que está embarazada. Bueno... esto no va a terminar nunca. Y me generaron un gran problema. Dijeron que una nuera mía recibió dos millones de reales. Ahora van a querer saber quién es el rico de la familia. Dentro de poco una nuera procesará a otra."

Lula también se refirió a la crisis que atraviesa el partido que fundó en 1980 con la ética como principal bandera y que al día de hoy tiene a dos ex tesoreros y varias de sus figuras más emblemáticas entre rejas por estar involucrados en los mayores escándalos de corrupción que han sacudido al país desde la restauración de la democracia, en 1985.

"Este partido siempre fue puesto en jaque, reacciona como (el Ave) Fénix, renace de las cenizas", dijo el ex mandatario, en declaraciones publicadas ayer por el portal del diario O Globo.  

(*) Fuente: Tiempo Argentino