La nave de la Comunicacion

Opiniones, miradas y sentimientos

Buenos Aires - Argentina: Los chicos/as de la Aldea Pilar opinan ante la muerte de un chico de 13 años.

(Por Ana Almada(*) Debido a un hecho sumamente violento donde un grupo de jóvenes mata a golpes a otro, los chicos, chicas y profesores de la Aldea Jóvenes para la Paz, de la Fundación Servicio Paz y Justicia (SERPAJ) nos propusimos una jornada de reflexión sobre el tema.

En primer lugar este hecho nos angustio mucho y no quisimos pasarlo por alto como una crónica más. Los involucrados son jóvenes y decidimos dar nuestra mirada de jóvenes sobre lo sucedido.
Actualmente vivimos inmersos en un mundo donde la cultura de la violencia es naturalizada como forma de vida. Lo opuesto es la Cultura de Paz, que supone el respeto por los DDHH, a la libertad, la tolerancia y la amistad entre las personas y los pueblos. Estos son los postulados básicos del SERPAJ desde su fundación.
La Noviolencia Se funda en una ética de resistencia y aspira a romper el círculo de la violencia que generan las estructuras injustas del poder. Propone la participación desde los mismos involucrados con el fin de alcanzar una alta cuota de justicia y generar nuevas relaciones de poder.
Teniendo en cuenta estos postulados y el hecho ocurrido, estos son los pensamientos, las opiniones, miradas y sentimientos que pudimos expresar en la jornada de hoy.
Nos preguntamos ¿Por qué hay tanta violencia en el barrio? Nos cuesta encontrar la respuesta, pero rápidamente salen frases, palabras sueltas y más preguntas:
 No se puede matar solo por ser de otro barrio;
 No debemos discriminar;
Discriminar es la falta de tolerancia hacia uno mismo; Mas libros y menos policías;
¿Será por la droga?; La falta de oportunidades;
¿Hay igualdad para todos?;
 ¿Y justicia?
Por otra parte muchos de nosotros coincidimos que en algunos casos la familia, la iglesia y los amigos nos ayudan a entender mejor el tema. Las reacciones violentas solo traen dolor, sufrimiento y nos alejan, nuestros hechos generan consecuencias que desconocemos.
A modo de conclusión y esto no termina aquí sino que llevara un largo camino para reflexionar sobre el valor de la vida, pensar bien antes de hacer lo que no hay que hacer, que las cosas se deben arreglar hablando y no de forma violenta. Necesitamos que las personas grandes nos hablen más y también que nos escuchen mas, tenemos mucho que decir, tenemos derecho a decir lo que sentimos, queremos aprender mas sobre la Noviolencia, de ninguna manera podemos justificar la violencia y pedimos porque tenemos esperanza que lo que sucedió nunca vuelva pasar.

(*) Fuente: La Oreja que Piensa